domingo, 25 de julio de 2010

Las alergias y el oido


La conexión entre oído, nariz y garganta hace que la alergia afecte a todo este conducto por igual. En algunos casos, los cuadros alérgicos pueden dar pie a infecciones del oído, las cuales deben tratarse a tiempo para evitar
complicaciones.

Los alérgenos que ingresan a las vías respiratorias a menudo pueden dar pie a la proliferación de bacterias. Cuando este proceso se inicia, puede infectarse el oído, provocando acumulaciones de pus detrás del tímpano, lo que se denomina otitis media.

Síntomas

La otitis media puede generar en el paciente los siguientes síntomas:

- Dolor y presión en el oído
- Fiebre
- Secreciones
- Molestia al masticar o acostarse
- Mareos y pérdida del equilibrio
- Pérdida temporal de la audición

Tratamiento y prevención

Por lo general, la otitis media se trata con analgésicos y antibióticos. Adicionalmente, puede ser necesario el drenaje del líquido que se encuentra presionando el tímpano, para que la infección ceda con mayor facilidad.

Los pacientes alérgicos deben extremar las medidas de precaución para evitar que un cuadro alérgico se complique y llegue a generar infecciones del oído.

Una causa frecuente de infecciones en el conducto otorrinolaringológico es la retención del estornudo. Esto crea, en primer lugar, una presión interna que puede lastimar los sensibles conductos y, en segundo lugar, atrapa las bacterias e incentiva su proliferación.

Es importante acudir al médico para tratar las alergias y mantenerlas bajo control. De esta manera, las complicaciones de esta índole son evitadas a tiempo.

Nestor Granados